La empresa Gram Positivo se incorpora al Parque Científico de la UMH

Mejorar la seguridad en las empresas alimentarias con el objetivo de prevenir futuros brotes o contaminaciones. Esta es la meta de Gram Positivo, la nueva empresa que se ha incorporado al Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche. Esta compañía, dirigida por Florenci Cutrina, tiene el objetivo de desarrollar servicios y herramientas de análisis y diagnóstico a largo plazo para incrementar eficiencias y minimizar los riesgos que existen actualmente en los sistemas de higiene y seguridad alimentaria.

La empresa Gram Positivo nace como solución a los problemas de seguridad que todavía se encuentran en las industrias alimentarias. Florenci Cutrina, licenciado en Química y experto en Seguridad Alimentaria, señala que, pese a que la seguridad en este sector ha mejorado mucho en los últimos años, existen una serie de carencias. “Desde nuestro punto de vista, los sistemas de seguridad alimentaria actuales son efectivos a corto plazo, sin embargo, cuando detectan un problema, este va a generar unos costes que pueden ser muy importantes”, ha indicado Cutrina.

Como solución a esta cuestión, Gram Positivo plantea realizar análisis tanto a corto plazo, para la mejora de los sistemas de seguridad alimentaria ya existentes, como a largo plazo, para la detección de riesgos emergentes y poder controlarlos a tiempo. “Las consultorías estándar suelen implantar normas de seguridad alimentaria preestablecidas y solucionar problemas recurrentes, lo que nosotros queremos es dar soluciones a los problemas complejos que tienen las empresas y que habitualmente no pueden abordarse desde la asesoría tradicional”, ha señalado Florenci Cutrina.

En la actualidad, la compañía se centra en el desarrollo de dos herramientas: la primera de ellas se focaliza en realizar diagnósticos de los sistemas de higiene mediante el análisis de datos. Estos permiten diseñar posteriormente un plan de acción personalizado. A través de esta herramienta, se podrán comparar una serie de indicadores del estado higiénico de las empresas con el resto de compañías del sector. Esto permitirá, junto con las carencias detectadas, un ajuste en la toma de decisiones respecto a las inversiones necesarias y al diseño de los planes de mejora. La segunda vía de desarrollo en la que trabaja Gram Positivo es complementaria a la primera. Se trata de una herramienta de análisis que utiliza toda la información generada por el propio sistema de seguridad alimentaria para buscar tendencias y patrones que permitan dar una señal de alerta ante cualquier situación anómala con mayor antelación.

Esta última técnica que la empresa tiene previsto incorporar permite aislar fragmentos de ADN de cualquier muestra (como alimentos o superficies) y, mediante la secuenciación masiva, asociarlas a un determinado patógeno para su identificación. Esto posibilita la creación de bases de datos de las bacterias que se pueden encontrar en los ambientes de manipulación de alimentos con el objetivo de detectar variaciones que indiquen el crecimiento de bacterias patógenas y prevenir su desarrollo. “Esta técnica analítica abre nuevas vías en la gestión de las crisis alimentarias y en el control de los procesos de higiene en los ambientes productivos”, ha resaltado Cutrina.

Con la implantación de esta técnica puntera, unida a sus herramientas innovadoras, el equipo de Gram Positivo busca hacerse un hueco en el sector de la seguridad alimentaria y contribuir al reto de controlar las contaminaciones en la alimentación, así como mejorar la competitividad de las empresas y la salud de miles de personas.

Redacción

A %d blogueros les gusta esto: