El Hospital General de Elche aplica la técnica piel con piel madre-bebé por primera vez en el quirófano de obstetricia tras una cesárea

  • Míriam Tarí, madre de Úrsula, pudo estar con su hija en el quirófano tras la cesárea
  • Esta técnica se aplicaba ya tras los partos por cesárea, pero era el padre el que la ponía en práctica con su hijo mientras la madre se recuperaba
  • Entre los beneficios de esta iniciativa está la mejor adaptación del recién nacido a la vida y el refuerzo de los vínculos emocionales con su madre

El Hospital General Universitario de Elche ha aplicado por primera vez la técnica de contacto “piel con piel madre-bebé” tras una cesárea.

Hasta ahora los bebés nacidos por cesárea esperaban a la recuperación de su madre acompañados de sus padres, quienes ya utilizaban esta técnica de contacto padre-bebé. Pero el pasado lunes Míriam Tarí, se convirtió en la primera mamá que pudo acunar a su hija y permanecer con ella tras haberle sido practicada una cesárea.

Míriam Tarí y su marido Juan de Dios López Fernández, son los padres de Úrsula que nació el lunes 16 de mayo a las 10:40, con un peso de 3’420 kg. Los progenitores se mostraron muy satisfechos con la iniciativa y coincidieron en calificarla como “muy emocionante e indescriptible”.

La cesárea es una intervención quirúrgica, una cirugía mayor con riesgo de sangrado y complicaciones por lo que es necesario que la recuperación y control de la madre se lleve a cabo en el bloque central de la Unidad de Cuidados Críticos Quirúrgicos (antigua Unidad de Reanimación), ubicada en la primera planta del Hospital. Este el motivo por el que hasta ahora la madre tenía que ser separada del bebé al nacer.

Pero ahora, gracias a la reorganización de recursos de esta unidad, al frente de la cual está la Dra. Ana Pérez, y a la coordinación con el colectivo de matronas del Servicio de Ginecología y Obstetricia, la recuperación postanestésica de la madre se podrá hacer sin separarla de su hijo.

La Dra. Pérez explica “se ha decidido utilizar espacio libre del área de partos para ubicar allí dos camas con monitorización completa además de una incubadora, lo que permite que la recuperación postanestésica de la madre se lleve a cabo en el mismo lugar donde le ha sido practicada la cesárea y pueda llevar a cabo la técnica piel con piel con su bebé”.

La especialista quiere destacar que “la técnica se llevará a cabo en el caso de cesáreas programadas sin riesgo y será supervisada por el anestesiólogo asignado al quirófano de partos y la matrona correspondiente”.

Beneficios de la técnica

Por su parte, el Dr. Marcos Reillo, Jefe de Sección de Ginecología y Obstetricia, mantiene que “la técnica de contacto piel con piel tiene como finalidad favorecer la adaptación del recién nacido a la vida y reforzar sus vínculos emocionales”.

“Está demostrado que la técnica contribuye al alcance o mantenimiento de los niveles de temperatura normales en el neonato y permite que el bebé perciba el tranquilizante ritmo del corazón de la madre y el sonido de su voz”

Asimismo, los profesionales de Pediatría explican que “el contacto con la madre y con el padre desde el primer momento es fundamental para el desarrollo del niño. De hecho el olfato y el tacto son los sentidos más desarrollados del bebé cuando nace, de ahí la importancia del contacto piel con piel”.

A todo esto hay que añadir que en este primer contacto con la madre el bebé puede ya recibir lactancia materna, si la madre así lo desea, y en el caso de Úrsula ya ha mostrado sus beneficios ya que hoy mismo, 3 días después de nacer, ha ganado 60 gr cuando lo habitual, según los especialistas, es que el bebé pierda peso en los primeros días.

Otras iniciativas

El Hospital General Universitario de Elche tiene entre sus prioridades la puesta en marcha de una serie de iniciativas y mejoras para el fomento de la humanización del parto y una aumento de la calidad asistencial al recién nacido y a su madre.

No en vano, el Hospital cuenta con un Comité de Lactancia Materna de carácter multidisciplinar encaminado a promover la lactancia materna en el área. Este organismo tiene dos líneas de actuación, una destinada a la formación y sensibilización de los profesionales sanitarios, y otra centrada en conseguir que las madres den lactancia materna hasta que ellas deseen.

Otras de las mejoras con las que cuenta el centro ilicitano es el programa de puertas abiertas de la Unidad de Neonatología para que los padres puedan estar con sus bebés todo el tiempo que lo deseen. Con esta iniciativa el Hospital fue en su momento pionero en toda la provincia de Alicante.

Como se puede observar, el centro ilicitano lleva tiempo trabajando en este tipo de cuidados centrados en el desarrollo de los bebés y formando al personal para ponerlas en marcha, así como proporcionando el material adecuado para conseguir sus objetivo. Así, hace unos años la UCI Neonatal fue reestructurada y ampliada lo que permitió que pasase de tener 6 a 9 cunas de ingreso, a las que hay que sumar 18 cunas de neonatos. Además, la remodelación posibilitó la creación de un Hospital de Día cuyo objetivo es dar asistencia y tratamiento a niños del servicio de Pediatría con problemas pero que no requieran ingreso hospitalario.

Por otro lado, el Hospital General de Elche también tiene mucho interés en aumentar la calidad asistencial de las madres y sus recién nacidos tras el alta hospitalaria. Por ello, existe en el Hospital la figura de la matrona de enlace, una matrona que realiza la valoración de la madre y el bebé en la unidad de hospitalización, refuerza los cuidados para la recuperación de la madre y sirve de enlace con Atención Primaria al facilitar las citas de las revisiones tanto de la madre como del neonato.

Redacción

A %d blogueros les gusta esto: