Más de 1.200 firmas contra del Decreto de Plurilingüismo en Santa Pola

Un grupo de madres ha entregado al Ayuntamiento de Santa Pola 1.290 firmas que han recogido desde finales de marzo. Con este acto pretenden paralizar el Decreto de Plurilingüismo aprobado por la Generalitat Valenciana, y que se mantengan las dos líneas en los colegios para que cada padre pueda elegir libremente la educación que quiere para sus hijos. Las firmas van destinadas a la alcaldesa de Santa Pola, Yolanda Seva; a la Dirección Territorial de Educación de Alicante y al propio Conseller de Educación, Vicent Marzà.

Resaltan que no están en contra de que sus hijos aprendan el valenciano, pero que no están dispuestos a que se les imponga un modelo educativo que no han elegido. Afirman que dicho Decreto vulnera gravemente el derecho de toda madre o padre para elegir el idioma en el que desea que sus hijos e hijas reciban la educación,  imponiendo uno de los idiomas oficiales de la Comunidad Valenciana (el valenciano) en detrimento del otro idioma oficial (el castellano).

Consideran que el Decreto va en contra tanto de la Constitución Española como del propio Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana por lo que solicitan al Consell su inmediata retirada.

Consideran que Santa Pola es una localidad donde la mayoría de padres elijen para sus hijos la línea castellana. Según los datos aportados por Consellería en 2015, de 328 alumnos que se matricularon para Infantil y Primaria, 243 prefirieron la línea castellana y sólo 85, la valenciana. De manera que a día de hoy, hay más plazas en línea valenciana que gente que la solicita. Aseguran que sólo una cuarta parte de los padres de Santa Pola quieren que sus hijos estudien en valenciano. Y el curso que viene muchos padres se verán obligados a que sus hijos estudien en una lengua que no quieren.

También resaltan la preocupación de aquellos padres y madres cuyos hijos necesitan educación especial por tener problemas en el aprendizaje y cuya lengua materna es el castellano. Esos niños tendrán una dificultad añadida que podrá conllevar al fracaso escolar. El hecho de que hayan dos líneas puede permitir a los padres, sea cual sea su lengua materna, decidir la educación de sus hijos sin generarle ningún trastorno añadido.

En los próximos días acudirán al Ayuntamiento para entregar más de 100 firmas que aún tienen para presentar.

Redacción

A %d blogueros les gusta esto: