El doble filo de un 0-1

El Elche CF saltará al césped del Martínez Valero el sábado, desde las 17:30 horas, para medirse al Real Murcia CF con la ventaja que da el triunfo en el duelo de ida jugado en Nueva Condomina. Un 0-1 que permite al equipo franjiverde tomar al delantera ante el pimentonero pero que no puede relajar los intereses de los hombres de ‘Pacheta’. Un partido a 180 minutos merece calibrar fuerzas y manejar tiempos para que, cuando el árbitro decrete el final de la eliminatoria, recoger todo lo sembrado.

‘Pacheta’ avisaba el domingo del doble filo que supone vivir con un 0-1. “No debemos confundir la valentía con la osadía” explicaba que burgalés, al mismo tiempo que aseguraba “saldremos a morder”. El resultado da un mínimo margen de ventaja al equipo franjiverde pero no toda. El valor doble de los goles en campo contrario ha abierto la puerta de la ilusión al Elche CF pero será el Martínez Valero el que decrete quién es el ganador de la eliminatoria. Un gol ilicitano pondría contra las cuerdas al Real Murcia CF que tendría que redoblar sus aspiraciones.

Ventajas y desventajas

El conjunto grana está obligado a marcar un tanto para igualar la eliminatoria, y dejar su portería a cero. Un segundo gol daría el pase a los de Salmerón, a pesar de que el Elche CF anotase, y cualquier empate apearía a los de Nueva Condomina por el borrón sufrido en casa. Ante tal tesitura se abren las dudas en un equipo que no está acostumbrado, como la ida dejó claro, a ir a por los partidos.

El fuerte murcianista no son los mecanismos ofensivos y todo lo que sea variar su idea de juego puede ser beneficioso para el Elche CF. En el otro lado de la moneda se encuentra el equipo franjiverde, que sufre el mismo mal pero al contrario. Los ilicitanos no han especulado nunca con el resultado y si destacan por algo es más por su estilo ofensivo que defensivo. Cualquier paso en un sentido u otro de uno de los dos equipos, si no es en base a las armas trabajadas y afianzadas durante la fase regular, puede llevar al traste la eliminatoria. Y lo que es peor, siendo infiel a su estilo de fútbol.