El Elche señala el presupuesto

    El Elche CF 2018/2019 tendrá un presupuesto que girará, a falta de oficialidad y presentación en la Junta General ordinaria de Accionistas de final de año, en torno a los nueve millones de euros. Del total, y en base al control presupuestario que ejerce la LFP sobre las entidades deportivas, la comisión deportiva franjiverde que encabeza Jorge Cordero ha podido destinar en torno a 4.200.000 y 4.500.000 millones de euros para la confección de la primera plantilla. Unos números que chocan de frente con los del resto de equipos de la categoría de plata del fútbol nacional, pero no por ello dejan de lado el mensaje ambicioso de pelear por todo con los pies en el suelo.

    Tanto como para que durante las últimas semanas haber escuchado frases como “la realidad del Elche CF es esta” en voz de Jorge Cordero o “vamos a sufrir como perros” según ‘Pacheta’. Aún así, y teniendo en cuenta que, cuanto más dinero mejores futbolistas, la entidad franjiverde tiene un claro precedente, tanto a favor como en contra, de cómo debe reajustarse para conseguir el éxito y evitar el fracaso. A nadie se le escapa la última campaña en Segunda División en la que los ilicitanos, con futbolistas bien valorados desde el punto de vista económico, no consiguieron salvar la categoría y el equipo descendió a Segunda División B. Sin embargo, y trazando una comparativa más amable, el aficionado franjiverde puede desplazarse hasta el curso 2012/2013, año del ascenso a Primera División con Fran Escribá.

    Curso del ascenso

    Aquel curso la entidad franjiverde dispuso de un presupuesto global inferior al actual, 6.935.000 euros, presentado en Junta, del destinó en torno a 3.500.000 para la confección de la primera plantilla, casi un millón de euros menos que ahora. Cierto es que en seis temporadas ha aumentado la competitividad en Segunda División y exigencia de la categoría, pero también que los ingresos televisivos han aumentado. Tampoco se debe olvidar que a finales de 2016 cambió la asignación del salario mínimo asegurado para los futbolistas de Segunda División pasando de 64.500 euros a los actuales 77.500 euros, 13.000 euros más por jugador que incluir en el presupuesto.

    Los contratos con ampliación en caso de ascenso a Segunda División suponen una herencia que, hace un año, desde el clubs e consideraron necesarios para poder contar con futbolistas que pudieran devolver al Elche CF a Segunda División. Cláusulas que, quizás en caso de no haber incluido, no habría permitido disponer de los mismos. Una situación que ahora se pretende libera con salidas de futbolistas como Lolo Plá o Collantes que computan en el control económico de la LFP a la hora de dar forma al presupuesto.

    FUENTE: ELCHEDIRECTO.COM