Ilicitanos por Elche insta la revisión del mobiliario de las salas de estudio para renovar el que esté en mal estado

El Grupo Municipal de Ilicitanos por Elche ha pedido al equipo de gobierno local que se realice una revisión del mobiliario con el que cuentan todas las salas de estudios que hay repartidas por la ciudad y las pedanías a fin de acometer la renovación de todo el que esté en mal estado.

Los concejales de la formación política en el Ayuntamiento de Elche, Cristina Martínez y Fernando Durá, han trasladado esa petición al gobierno municipal a petición de usuarios de esas instalaciones que se quejan del deterioro que por el paso del año y el uso continuado que soportan presentan especialmente las sillas en algunas de las salas de estudios.

“En la sala de estudios del barrio de El Toscar, los usuarios se llevan incluso cojines de sus casas para colocar en las sillas ya que la espuma del asiento de las mismas están muy desgastada, provocando molestias a los usuarios de la instalación”, ha explicado Cristina Martínez, portavoz de Ilicitanos por Elche que ha incidido en la importancia a la hora de estudiar tiene el poder disponer del mejor ambiente posible: “Estar cómodo facilita la concentración y en ello influye el conjunto de condiciones que reúna la sala, entre ellas el mobiliario”, ha señalado la edil de la formación política.

Martínez y Durá creen necesario realizar una revisión del estado del mobiliario con el que cuenta el conjunto de salas de estudios de la ciudad y de las pedanías para concretar las necesidades de renovación del mismo que existe y, a la vuelta del verano, proyectar su compra y atender con ello la petición de los usuarios de esas instalaciones municipales.

“Las salas de estudio representan un servicio que ofrece el ayuntamiento y éste tiene la obligación de mantenerlo en las mejores condiciones”, ha afirmado Fernando Durá, portavoz adjunto del Grupo Municipal de Ilicitanos por Elche que ha añadido que ese tipo de instalaciones ofrecen a muchos ilicitanos e ilicitanas la mejor posibilidad de la que disponen para estudiar.

Fernando Durá ha concluido que “no creemos que la compra de sillas para renovar las que estén en mal estado suponga un desembolso inasumible por las arcas municipal y además consideramos que la reivindicación que nos han trasladado usuarios de las salas de estudio es justa, conveniente y necesaria”.